Tus palabras son vida, tu dijiste y fue hecho.

Fue con la misma palabra que creaste el universo,

llamando las cosas que no son como si fueran,

Poderoso eres para hacerlo.

 

Después hiciste al hombre para que fuera tu compañero,

tu amigo, tu hermano, tu hijo…

Y aunque han pasado muchos años, tus palabras permanecen,

todo obedece a tu voz…