A tí, el Alfa y la Omega